Colectivo del mes: La Sagraria (Ecuador)

En la primera edición de la serie de notas mensuales que nos presentará diferentes colectivos artísticos y sellos de Latinoamérica, nos adentramos en la ciudad de Quito, Ecuador, para conocer Sagraria. Se trata de un ciclo de eventos comandado por Nicola Cruz y Fidel Eljuri, con quienes nos encontramos en una interesante charla, acompañada además de una playlist exclusiva.

por Damian Levensohn y Nicolás Castro

Partiendo de la idea de que las diferentes escenas de nuestra región tienen puntos en común, pero también otros que las hacen únicas, no hay mejor manera de conocer una realidad que a través de sus propios protagonistas. Es así que el diálogo con los respetados artistas y gestores ecuatorianos nos lleva a entender no sólo el concepto y las bases de Sagraria, sino que también a poner en contexto qué significa ser parte del ecosistema artístico de ese país.

¿Hace cuánto tiempo se formaron y a partir de qué necesidades nació el proyecto?

Fidel Eljuri: Sagraria nació en el 2017. Una necesidad indispensable fue crear un espacio para bailar libremente todxs sin ningún tipo de discriminación, acoso o violencia.

Nicola Cruz: La idea del evento surgió principalmente por la opresión común (y constante) de la Iglesia Católica sobre las decisiones culturales y artísticas en Latinoamérica, otra de las varias formas de colonización, y la necesidad de romper esto en nuestros medios. Éste es un espacio que busca liberarse de esa culpa inducida y automática que muchas veces impide la libertad de ser, de bailar, de crecer. 

Nos dimos cuenta de la ausencia y necesidad de este tipo de espacios en Quito, y en Ecuador, en donde exista verdadera horizontalidad, conciencia sobre muchos problemas que hemos dejado pasar por alto por mucho tiempo, y que esto sea manifestado en arte sonoro y visual.

¿Qué actividades desarrollan?

NC: Principalmente hacemos la fiesta de Sagraria, que ocurre alrededor de tres o cuatro veces al año. No tenemos apuro ni presión de hacer más. Me doy cuenta de que ese intervalo de tiempo funciona bien y el público lo recibe con emoción.

𝐹𝐸: Una comunión.

¿Cómo describirían el contexto de su escena electrónica local?

𝐹𝐸: Para ponerlo en contexto, en 2017 los eventos públicos en Ecuador estaban regulados para funcionar máximo hasta las 2 am. Por parte de las autoridades, las trabas y permisos para hacer eventos legales de este tipo eran diseñados para ser inaccesibles.

Hablando de la escena electrónica sólo existían clubes que replicaban modelos caducos, como el de los tickets V.I.P, empedernidos en solamente traer al DJ internacional que más de moda estaba, sin aportar absolutamente nada en consolidar la escena local o realmente generar comunidad.

Creo que actualmente la escena local electrónica local está ferviente, gracias al trabajo activo que vienen haciendo colectivos, fiestas y sellos como: La Sudada, Cumbia tu mente, La sinverguenza,  Andrógena, etc.

El público ha desempeñado también un papel indispensable, manteniéndose siempre sedientx y curiosx de propuestas locales desafiantes.

NC: Es una escena en crecimiento, con mucha sed de explorar y muy abierta a recibir propuestas distintas. Creo que constantemente Fidel y yo intentamos apoyar con lo que podemos, organizando eventos que no son sólo fiestas, sino muchas veces diría que son más intercambios de ideas. El tema de la paridad de género es algo que también lo tenemos muy presente e intentamos que el lineup sea variado, e incluir a varios grupos en nuestros eventos y que exista una verdadera integración y aceptación. Creo que, en ese sentido, hemos logrado un espacio bastante seguro. Nunca hemos tenido que estar sacando a alguien del evento a causa de misoginia o cualquier fobia absurda.

¿Qué tan sustentables son las actividades que realizan?

𝐹𝐸: No vivimos de esto, pero como Sagraria es importante mantener la independencia total, hazlo tu mismx.

NC: 100% DIY entre personas que creen en esto mismo. Se crea una energía bastante particular al hacerlo de esta manera. Usualmente no acudimos a auspicios de marcas, queremos evitar a toda costa involucrar “la marca” en el flyer, peor en la fiesta. Tampoco tenemos la intención de que sea una fiesta grande o masiva, preferimos curarla bien y que transmita algo, y mantenerla en un precio accesible para todos.

¿Cómo han adaptado sus acciones a la realidad post Covid-19?

NC: Principalmente hemos optado por el descanso. No creo mucho en saturar al mundo con eventos virtuales, por lo menos no es la intención de lo que hacemos con Sagraria. Lo nuestro diría que es más una experiencia física y presencial.

𝐹𝐸: Sí, no es la intención original de Sagraria, pero personalmente me cautiva la virtualidad y las nuevas posibilidades y dinámicas inexploradas que desató la pandemia. 

¿Interactúan con otras escenas, colectivos o sellos de la región?

𝐹𝐸: Estábamos completamente encaminadxs antes de la pandemia. Verraco nos visitó desde Colombia y nuestro último cartel cancelado por la pandemia incluía a Ela Minus, que estaba en Colombia también. Creo que es esencial fortalecernxs y amplificarnxs como región, y encontrar colectivamente estrategias alternativas de intercambio, movilización y estadías de artistas dentro de un circuito regional.

NC: Pienso que, a nivel local, sí. A nivel regional nos falta, sin embargo es algo que tenemos muy presente; activar estos canales de intercambio, que ya lo habíamos empezado a hacer, pero por esta pandemia nos vimos obligados a frenar un poco la inercia. Es fundamental crear esta estructura de apoyo en la región, que tiene mucha identidad, y con una gama inmensa de posibilidades, que no queda en lo binario como muchas veces nos enseñaron a pensar.

Llama mucho la atención la identidad visual y ambientación de sus eventos ¿Qué tan importante es y cómo la trabajan para cada edición?

NC: En el sentido de la identidad visual, a la que damos mucho énfasis, invitamos a artistas en los que confiamos y por lo general nos juntamos a discutir las ideas detrás de cada evento en particular. Cada Sagraria tiene su personalidad y propuesta. Hubo uno que me gustó mucho en particular, desarrollado por Mo Fractal (https://www.instagram.com/mofractal/), en el cual se proyectaban varias obras selectas de Felipe Guamán Poma de Ayala, artista peruano del siglo 16 entregado a denunciar las injusticias que sufrían los pueblos andinos por la conquista española. Es una de las múltiples formas de traer la descolonización a la pista de baile. Se crean momentos de mucha reflexión.

𝐹𝐸: Sí, para mí es esencial en Sagraria mantener un vínculo entre la música y la parte visual, en todo aspecto. No sólo desde la gráfica y la ambientación visual per se, sino también en el trato equitativo que se les da a los artistxs visuales. En cada edición es muy interesante ver cómo cada artistx de diversas ramas de lo visual se apropia y articula el concepto del evento y lo interpreta a su manera, adaptándolo mediante instalaciones de luz, proyecciones, escenografía, etc.

Algunos de los artistxs que han colaborado son: 

Destello, Mo Fractal , Martina Samaniego, Miguel Ángel Murgueytio, Katerina Ruales, Sofía Eleni, Pablo Rosero 

 ¿Cómo hacen la curaduría musical y de los artistas que invitan?

NC: La curaduría artística para Sagraria la definimos Fidel y yo, muchas veces teniendo algunos artistas en la mira a los cuales quisiéramos invitar. Damos igual de peso a la parte visual, como a la musical, y buscamos que tengan una cierta relación entre sí. Creo que eso distingue bastante la fuerza que tiene esta fiesta, sin caer en esta idea común de fiesta en donde hay un músico/dj elevado en una plataforma y una proyección anónima en el fondo. Por supuesto que todos los artistas que invitamos sentimos que de alguna forma están alineados con nuestra visión.

𝐹𝐸: Creo que, siendo parte de esto, estar siempre atentxs y pendientes de lo que emerge localmente también es parte del trabajo, un trabajo que amo.

Ecuador ha llamado la atención mundialmente por un sonido orgánico y ligado a las raíces latinoamericanas y andinas. ¿Es acertada esa visión desde afuera o conviven más diversidades estéticas entre los artistas de su escena local?

NC:  Quizá ésa es una manera un tanto romántica de verlo. Sin duda es mucho más diversa la realidad. Hay muchos tintes de ambient, techno, house, música experimental, hip-hop en tanto a música electrónica. Si bien hay mucha influencia y reconocimiento de nuestras raíces latinoamericanas influenciando nuestro trabajo, las manifestaciones son varias; cada uno lo ha interpretado a su manera, con su propia identidad. Creo que muchos concordamos con que es un cliché esto de que la música electrónica proveniente del Ecuador tiene que incluir quenas y bombos andinos, o marimbas y maracas, cuando es mucho más amplia que sólo eso. 

𝐹𝐸: Fake news. En una Sagraria doy fe de que ha sonado noise, san juanitos, gabber, albazos, cumbia, teknocumbia, acid, trance, techno puritano, bomba del chota, dembow, ambient, IDM, post-club, post-todo y también un reggaetón lento, de esos que no se bailan hace tiempo, etc., etc., etc.

¿Cuáles son los puntos prioritarios que consideran necesarios para ir mejorando la escena en Quito?

NC: Creo que es fundamental resolver el problema de la falta de espacios/venues en donde presentar nuestro trabajo u organizar nuestros eventos. Esto es algo que muchas veces nos ha detenido de seguir avanzando. Como segunda etapa, poder empezar a colaborar con otros colectivos fuera del Ecuador, en donde realmente empecemos a tener un intercambio de ideas, música, formas de pensar, y poder tanto presentar eso acá como llevarlo para afuera. Más allá de eso, siento que estamos entonados hacia entender que, como la pequeña comunidad que somos, mantenemos nuestra identidad propia sin estar comparándonos con algo que quisieron que seamos, pero más bien indagando muy internamente esa libertad.

PLAYLIST

Esta selección está conformada por riesgos estilísticos, experimentación e ideas no convencionales de música electrónica creada en Ecuador. Sentimos que estxs productorxs desafían de alguna manera las reglas y parámetros al momento de crear, y proponen diferentes encuentros, sin miedos ni prejuicios.

Entrañas, Fantoche, Gubia, J0ya, Joaquin Cornejo, Julag , Kaifo, Malafama, NTFL , Ouranoise , Pvssy, Quixosis.